ENGLISH: Who We Are

Cooperativismo: una respuesta desde la economía solidaria para forjar medios más libres, colectivos y justos

La economía solidaria ha sido una alternativa ideal para que medios en varias regiones del mundo logren ser sustentables, pero también como un camino digno para lograr independencia editorial y mejores condiciones para las y los trabajadores de la industria.
Picture of José Darío Puentes

José Darío Puentes

14 September, 2023

Los medios digitales nacen, en su mayoría, impulsados por necesidades similares: interés por ofrecer buen periodismo, búsqueda de libertad para investigar sobre temáticas o asuntos que los medios tradicionales no abordan a profundidad, dar respuesta a la compleja situación económica que la industria de las comunicaciones viene enfrentando, entre otras. En ese proceso de incubación, cientos de periodistas han ido aún más lejos y se la han jugado por la economía solidaria para imprimirles a sus proyectos un espíritu verdaderamente colectivo que atraviese toda la organización con miras a su sustentabilidad. 

Crear cooperativas o asociaciones civiles de trabajo ha resultado en muchos casos una opción ideal para financiar el periodismo. De reunir tanto el talento como los recursos económicos de editores, reporteros, fotógrafos, realizadores y demás trabajadores del sector, más el apoyo de las audiencias, han surgido medios innovadores y con impacto en Europa y Latinoamérica. Además, los y las periodistas han adquirido mayor independencia a la hora de producir contenidos y conocimientos sobre gestión de proyectos y administración de recursos.

Esta fórmula no es nueva, no surgió de la irrupción de los medios digitales ni de las crisis económicas del siglo XXI como la de 2008. Según la Revista de la Asociación Española de la Investigación de la Comunicación, en 1966 el periódico británico Morning Star, de alcance nacional, se convirtió en una cooperativa de lectores, la People´s Press Printing Society, que aún edita esta publicación. Décadas más adelante, en los noventa, el periódico alemán Die Tageszeitung (TAZ), fundado en 1978, se transformó en cooperativa para salvarse del cierre.

En España también hay varios ejemplos de medios con este modelo de financiación. Solo por nombrar algunos: La Marea, surgido del despido de trabajadores del diario Público en 2012, que crearon la cooperativa MásPúblico; y El Salto, que nace en 2016 como una empresa de propiedad colectiva, con la idea firme de hacer un periodismo democrático y descentralizado.

Latinoamérica no se rezaga, con experiencias llamativas de cooperativas o asociaciones de trabajo para el sostenimiento de medios. Buena parte de estos proyectos están concentrados en Argentina y su mayor referente es Tiempo Argentino, diario que fue recuperado en 2016 a través de la cooperativa de trabajadores Por Más Tiempo. Pero otras se encuentran regadas por países como Perú, México y Uruguay.

¿Qué hace falta para dar el paso de apostarle a este modelo?

Bueno, lo primero es reconocer que no solo se trata de juntar las habilidades, ganas y dinero de unos cuantos periodistas. Crear un medio de este tipo requiere definir los roles de cada asociado y asociada, escoger el modo de gobernanza o de toma de decisiones, elegir a los responsables de los recursos económicos, entre otras tareas organizativas y empresariales, pues  una cooperativa o asociación de trabajo no deja de ser una empresa. 

Para este artículo, desde SembraMedia hablamos con expertos que han asesorado la creación de medios e integrantes de proyectos periodísticos en la región que nacieron a partir de cooperativas o asociaciones, para conocer qué les llevó a emprender bajo la economía solidaria, los retos que sortearon en busca de la sostenibilidad y los aprendizajes que esta experiencia les ha dejado.

¿Qué tipo de organización quieres ser?

El equipo de El Foco, medio peruano que funciona como asociación civil.
El equipo de El Foco, medio peruano que funciona como asociación civil.

Para Mariel Graupen, licenciada en Administración de Recursos Humanos de la Universidad de El Salvador (Argentina) y consultora táctica en gestión de programas de SembraMedia, existen dos tipo de medios que adoptan el modelo cooperativista: “Los que nacen con ese espíritu e idea para posibilitar su existencia y los medios recuperados. Es decir, empresas tradicionales que por distintos motivos cerraron y sus trabajadores conformaron una cooperativa para seguir operando”.

Crear una cooperativa o una asociación, agrega Graupen, le otorga al medio una figura jurídica que le permite operar legalmente. Por eso es clave que antes de emprender en este modelo, los periodistas identifiquen qué dice la legislación de cada país respecto a las organizaciones de la economía solidaria y qué beneficios otorga. Por ejemplo, en Argentina existe la Ley de Cooperativas (20.337) y entre los tipos de cooperativas que se pueden formar están las de trabajo

En países como Perú y México es común la creación de asociaciones de trabajo. El periodista peruano Eloy Marchán es el editor general y uno de los miembros de la Asociación de Periodistas El Foco, el cual edita desde 2020 el portal de investigaciones El Foco:

“En mi país hay dos figuras: las empresas, que hay de diferentes tipos, y las asociaciones. Le apostamos a la segunda porque me parece interesante que cada socio esté participando con su trabajo. Me gusta la idea de que los periodistas sean parte de la toma de decisiones y de la dirección de un medio de comunicación”.

Aldo Castillo dirige el portal Escenario Tlaxcala (una foto de su equipo ilustra esta publicación), dedicado a cubrir lo que ocurre en el estado de Tlaxcala y en el resto de México. Vio en la figura de asociación civil —que según las normas mexicanas es cuando varias personas se juntan para un objetivo común sin fines de lucro— la oportunidad de impulsar su proyecto periodístico porque le otorga personería jurídica para gestionar recursos, becas y donativos que le ayudan a producir periodismo de calidad. “El hecho de constituirnos en una asociación nos ha ayudado a nivel presupuestal”, afirma.

Definir roles, procesos y esquemas

Si bien en la economía solidaria, y puntualmente en las cooperativas, la horizontalidad es una característica y las asambleas son un mecanismo para su garantía, se necesita definir posiciones, tareas y mecanismos para la toma de decisiones dentro del equipo que faciliten y agilicen el trabajo administrativo y periodístico. Eso sí, bajo criterios justos y equilibrados acordados que mantengan el espíritu cooperativista. 

Javier Borelli, quien fue reportero Tiempo Argentino y también presidente de la cooperativa Por Más Tiempo entre 2016 y 2019, además de consultor en SembraMedia, recomienda crear esquemas dentro del medio:

“Cuando empezamos, en Tiempo teníamos un esquema horizontal para la toma de decisiones dentro de la cooperativa. Pero mantuvimos la organización del diario como era previamente, con directores, editores y redactores porque básicamente cada uno de los que estaban en esos roles ya sabían su tarea. Si nosotros nos poníamos a discutir en asamblea una tapa del diario, por ejemplo, nunca íbamos a avanzar. Definir así nos sirvió mucho”.

Graupen, por su parte, recomienda la creación de procesos y protocolos internos que ayuden a definir escalas salariales, asignaciones y cargas laborales. “Es importante tener procesos editoriales claros y tener lo que llamamos gestión por procesos. Entender toda la cadena de producción y cuáles son los nexos entre áreas”. Y añade una analogía que ayuda a entender mejor este consejo:Es como pensar en una orquesta, si cada uno toca su instrumento por separado no hay armonía, no hay melodía”.

Innovar y trabajar en red para crecer

La Diaria es el segundo diario de mayor circulación de Uruguay. Surgió en 2006 con la idea de un medio de propiedad colectiva, que luego tomó forma de cooperativa de trabajo. Bajo ese modelo, su equipo ha hecho periodismo independiente e innovador tanto en la cobertura de temas como en productos periodísticos. “En cada innovación que hacemos, en cada nuevo producto que vamos a sacar adelante, partimos de un mínimo producto viable y los testeamos en nuestra comunidad. Es un desafío interesante que nos permite el modelo que llevamos”, dice Lucía Pardo, gerenta de proyectos de este medio y parte de Cooperativa La Diaria.

Parte del equipo de La Diaria, medio uruguayo que funciona como cooperativa.
Parte del equipo de La Diaria, medio uruguayo que funciona como cooperativa.

La posibilidad de innovar y desarrollar trabajos periodísticos de largo aliento es un beneficio que han aprovechado los medios con modelos cooperativistas o asociativos para generar impacto y repercusión.

En Argentina nació también la revista Cítrica, publicación mensual que surgió  de la cooperativa de extrabajadores del diario Crítica, que se dejó de publicar en 2010 por problemas económicos.

Pablo Bruetman, encargado de sostenibilidad de la revista, rescata que trabajar de manera independiente y bajo el modelo cooperativista les ha permitido tener una agenda libre, abordar a profundad historias y casos como el de la desaparición y el asesinato del artesano Santiago Maldonado. “Cuando sucede esto vemos que nadie de los medios tradicionales publica algo. Decidimos viajar al sitio donde lo vieron por última vez y uno de nuestros periodistas escribió una crónica. Eso nos puso en el debate nacional y nos dio cierto crecimiento”. El contenido fue replicado y compartido con otros medios independientes.

Justamente la libertad de crear redes para cotrabajar, republicar y compartir información o historias es otra de las ventajas que encuentran los medios con el modelo cooperativo o de asociaciones de trabajadores. 

Yair Cybel es el fundador del portal El Grito del Sur, uno de los proyectos periodísticos basados en el cooperativismo más consultados en Buenos Aires. También preside la Red de Medios Digitales de Argentina —la primera en Latinoamérica de que se tenga información—, que reúne a 75 medios y a sus trabajadores. Para él, la posibilidad de tejer este tipo de redes beneficia al periodismo porque “ayuda a agrupar a los periodistas para acceder a financiación o apoyo para convertirse al modelo cooperativo, fortalece e integra a los medios que están en provincias y mejora las condiciones laborales. Pasamos de ser un grupo de periodistas y amigos a ser una federación organizada”.

Lecciones aprendidas a partir de las experiencias

  1. Antes de emprender, es clave revisar la legislación de cada país sobre las organizaciones basadas en la economía solidaria (ya sean cooperativas o asociaciones de trabajo) o el tipo de organizaciones que son permitidas (por ejemplo, las asociaciones civiles).
  1. No solo se trata de juntar el talento y los recursos económicos de periodistas, fotógrafos, editores, realizadores y demás trabajadores del sector. Hay que crear procesos, protocolos y estructuras para agilizar y facilitar el trabajo.
  1. Esa estructura del medio y de la cooperativa debe seguir los principios de equidad y justicia característicos en la economía solidaria.
  1. La independencia permite innovar en productos periodísticos y arriesgarse en cubrir temas o asuntos que los medios tradicionales no suelen abordar con profundidad.
  1. Crear redes es fundamental para crecer y mejorar las condiciones laborales dentro del periodismo.